Las Cruces de la Reina Leonor/Queen Eleanor Crosses: puntos fuertes y débiles

En el 2015 trabajé en un proyecto en el que invertí bastante tiempo y esfuerzo. La experiencia fue muy enriquecedora para los alumnos y para los profesores, pero existieron algunos aspectos que presentaron una mayor dificultad. A continuación hablaré de la preparación del proyecto, de los logros de los alumnos, de los principales obstáculos y de posibles soluciones para superarlos.

Idea Inicial

Trabajo en un centro de secundaria en Reino Unido y se me ocurrió llevar a cabo un proyecto con una escuela en España utilizando Etwinning. Encontré un colegio que quiso colaborar con nosotros y, tanto la profesora del cole español como yo, trabajamos bastante en la planificación. Además le pedí a otros compañeros de mi centro que me ayudaran. Entre ellos, a la bibliotecaria del cole, a otra profe de idiomas y a una profe de historia.

La idea era utilizar a un personaje como Leonor de Castilla (que tiene un lazo especial con  Northampton, la ciudad en la que resido) para que nuestros alumnos aprendieran aspectos culturales de los dos países y consiguieran mejorar sus destrezas lingüísticas a la vez que trabajaban con alumnos de otro centro. Además, era una excusa perfecta para que crearan historias en formato digital.

Objetivos, material de trabajo y resultados

Los objetivos de este proyecto eran:

  • Mejorar las competencias lingüísticas, culturales e históricas de los alumnos.
  • Desarrollar su creatividad mediante la creación de productos físicos y digitales.
  • Desarrollar sus habilidades de trabajo en equipo, liderazgo y cooperación.
  • Mejorar sus habilidades tecnológicas y de comunicación e investigación.

Esta es mi hoja de trabajo con la línea del tiempo y las tareas:

Esta es la presentación que hice a los alumnos. En cada sesión les explicaba las tareas y los objetivos del día:

Los alumnos se presentaron en español a nuestros socios usando el foro que les ofrecía el TwinSpace del proyecto. En la sesión impartida por la bibliotecaria, aprendieron a buscar información y a citar sus fuentes:

img_0785

Finalmente, nos concentramos en crear los productos físicos y las narraciones digitales el resto del tiempo. Esta es una imagen del tablero de Padlet donde compartíamos nuestros productos finales:

Made with Padlet

Reflexión

La tarea fue muy enriquecedora y se crearon algunos productos muy buenos. Sin embargo, hubo algunos aspectos en los que se podría haber trabajado más:

  1. El tiempo. Esta era una actividad extraescolar que hacíamos a la hora de comer para aquellos chicos y chicas que querían mejorar sus destrezas en el idioma. Muchos terminaron por cansarse y, como no era obligatorio, dejaron de venir a las sesiones. Además la profesora del cole español y yo no podíamos hacer que los niños trabajaran juntos porque teníamos horarios diferentes.
  2. Faltaban recursos. Por un lado, faltaban elementos en la preparación. Si hoy hubiera hecho este proyecto, habría incluido una rúbrica o habría sugerido un diario de trabajo con las evidencias de lo que se había aprendido y le habría dado difusión mediante una página web. Por otro lado, aunque usamos Ipads, tenía que haber previsto la dificultad de pasar los productos creados a otros formatos y quizá, haber proporcionado otras alternativas a los alumnos (por ejemplo, ordenadores).
  3. Faltaban conocimientos. Aunque la bibliotecaria les enseñó métodos de documentación, la profe de historia les habló de Leonor y mi compañera de idiomas y yo les ayudábamos con el aspecto lingüístico, los alumnos no estaban familiarizados con la creación de relatos digitales. Por eso, creo que el proyecto tenía que haber tenido una parte que cubriera este aspecto.

Seguimos trabajando para mejorar

Con las siguientes propuestas de mejora esperamos poder disfrutar de una experiencia de aprendizaje aun mas completa y un resultado final más elaborado.

Este es mi primer borrador del proyecto mínimo viable (pasar el cursor por los títulos para ver las descripciones):

En un principio, quiero que este proyecto sea parte de la oferta de actividades extraescolares del colegio. Luego, me gustaría irlo incorporando en mis clases. Voy a usar el siguiente póster para difundir la existencia del curso y usar la cuenta de Twitter del colegio para que lo vean los alumnos:

El proyecto se dividirá en dos

Primera parte

La primera parte estará centrada en trabajar la narración digital. Esta sería la línea del tiempo de esta etapa (haría algo similar para la segunda):

timeline

Además buscaría apoyo de mis compañeros, a ser posible, expertos en lo que quiero que los niños aprendan. Utilizaría el siguiente vídeo para atraer su interés o les preguntaría directamente:

Para que los alumnos supieran qué se espera de ellos en este proyecto, les explicaría los criterios de evaluación usando la siguiente rúbrica:

rubric

Antes, durante y después del proyecto, animaría a los alumnos a que usaran la siguiente página web que usaría para “colgar” sus primeros trabajos como evidencia de lo que han creado:

http://digital-storyteller.webnode.es/

Segunda parte

En esta segunda parte, nos centraremos más en la Reina Leonor. A estas alturas, tendríamos una escuela “socia” en España y trabajaríamos con ellos a través de Etwinning. Aún usaríamos la rúbrica de la etapa anterior, pero estos serían los objetivos y metodología de esta fase:

Queen Eleanor’s Crosses Copy | Piktochart Infographic Editor

Origen: Queen Eleanor’s Crosses Copy

Lo ideal sería formar grupos de trabajo mixtos con alumnos españoles y británicos y realizar alguna videoconferencia, pero todo dependerá, una vez más, del tiempo y la infraestructura.

Cuando se terminen los trabajos, me gustaría publicarlos en la página web y darles difusión a través del Twitter del colegio. Creo que sería más interesante para los alumnos si hiciéramos una competición online y las narraciones más votadas recibieran un premio. Algo así como un festival de narración digital.

DAFO

Debilidades:

  • Demasiado controlado por mí. Debo darle a los alumnos más independencia. Así yo podré gestionar el tiempo de manera más eficaz y ellos aprenderán por su cuenta.
  • Querer abarcar demasiadas cosas en poco tiempo. Es posible que resulte demasiado complicado y, de nuevo, no obtenga el resultado previsto.

Amenazas:

  • La falta de tiempo: Tanto del tiempo que dispongo para preparar los materiales, como el tiempo que tenemos para trabajar con el colegio español.
  • La falta de interés: Los alumnos pueden cansarse de realizar el proyecto o verlo muy difícil.

Fortalezas:

  • Puede resultar atractivo e interesante para los alumnos ya que desarrolla sus competencias y se trabajan actividades que normalmente no se realizan en clase.
  • Se desarrollan otro tipo de habilidades y se mezclan competencias de varias asignaturas.

Oportunidades:

  • Se puede adaptar a otro tipo de personajes o historias.
  • Tiene potencial para ser usado como un proyecto conjunto que explora la propia cultura y cómo esta se mezcla con otras.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

eTwinning and MFL: Face to face workshop in Birmingham (April 2017)

Last Wednesday, 26th April 2017, I attended a face to face workshop on eTwinning-Erasmus+ and the MFL English curriculum in Birmingham organised by the British Council. I discovered eTwinning a few years ago and I thought it was an amazing programme – being able to work with schools in other countries sounded like a very enriching experience for students and teachers.

In order to understand how eTwinning worked, I attended some webinars on how to find partner schools and how to set up projects. I also completed a MOOC organised by the Spanish Ministry of Education, Culture and Sports that helped me shape up some projects I have had in mind for a while. I actually started some eTwinning projects with schools in Spain, but I always felt I needed a bit more of information, support and ideas to make them more successful. That is why, when I opened the British Council email and I read there was a face to face workshop to talk about eTwinning and MFL in the English curriculum, I thought it was a really good opportunity to seek advice and learn from more experienced colleagues. I was not disappointed at all.

What I learned during the Workshop

During the Workshop, I learned about Schools Online, which is a website that offers courses and helps create partnerships between teachers. I found the section on awards and accreditation particularly interesting. Schools can apply for an International School Award in order to promote an international dimension in the curriculum and in the school life. This award has four levels: foundation, intermediate, accreditation and reaccreditation, which are fully explained in this link.

We also discussed the importance of taking part in face to face workshops when finding international partners for our projects. It can be much easier getting to know our partners and starting to plan and set up a project together. Face to face workshops are organised all over Europe not only to meet new partners and start new projects, but also to share good practice.

Some colleagues explained how they worked with their partners and we also explored very well structured projects that can be used as a model:

Made with Padlet

Finally, I learnt about some really useful digital tools during the session:

  1. Quizlet Live – Very fun (and free) way of practising vocabulary with the whole class. The teacher creates a quiz and students can use their own devices to answer multiple choice questions in a team.
  2. Plickers – Another fun way of testing students’ knowledge. This time they use QR codes that we can scan so that we can transfer their answers to the board.
  3. Classtools – This website allows the user to create different games and activities to practise any subject.
  4. TodaysMeet – This site allows students or participants in a conference to contribute their ideas using a virtual board.
  5. Learning Apps – Excellent site with many games to practise languages and other subjects. New games can be created.
  6. Poster my Wall – Poster templates for students to create their own.
  7. Eval & Go – Create questionnaires for your students.
  8. Language Gym – Games and activities to “train” your language skills.
  9. Kahoot – Playing and creating games for any subject.
  10. Duolingo – Set yourself or your students targets to learn a language.

Some of the information used on the day can be found on British Council MFL Event, Birmingham, 26th April 2017 by Suzi Bewell.

These are also some of the presentations used on that day:

Thanks very much to all the organisers and the rest of the participants for a very informative day! 🙂


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

El léxico de las revistas de videojuegos españolas: propuesta de normalización terminológica

Resumen

Si bien en este trabajo nos centramos en el uso de anglicismos léxicos en las revistas de videojuegos españolas, también abordamos otros aspectos como la definición, la historia, la clasificación, los usuarios y las consideraciones sociales de los videojuegos ya que consideramos que estos aspectos ayudan a entender mejor el contexto en el que se utilizan estos términos.

También realizamos un análisis del sector de las revistas de videojuegos en España y describimos su historia, clasificación y principales características. A continuación, nos centramos en los anglicismos y proponemos una clasificación basada en el grado de adaptación de los términos en nuestro idioma: anglicismos puros, asimilados en parte y completamente asimilados; anglicismos híbridos derivados naturales e inducidos; anglicismos compuestos; calcos por extensión y calcos de creación.

Después de detallar nuestras hipótesis y la metodología utilizada, exponemos nuestros resultados y comentamos algunos casos en cada categoría que nos han parecido relevantes. Llegamos a la conclusión de que el uso de los anglicismos es vacilante en este tipo de publicaciones y proponemos algunas pautas para normalizar su utilización. También analizamos brevemente el idioma utilizado para el título de los videojuegos.

Abstract

In this paper we describe anglicisms and how we classify them according to their adaptation in Spanish. After explaining our hypothesis and methodology, we analyse the terms found in the magazines, explain our results and comment on some cases that we consider relevant. We discover that the use of anglicisms is unsteady and we make some suggestions to normalise their use. We also analyse briefly the language used in videogame titles.

2016-10-16-12-57-28

El léxico de las revistas de videojuegos españolas: Propuesta de normalización terminológica

88x31

Posibles motivos para el uso de anglicismos en las revistas de videojuegos españolas

game-2294201_1920

Este artículo forma parte de la investigación iniciada con la tesis El léxico de las revistas de videojuegos españolas: Propuesta de normalización terminológica.

En este breve artículo, pretendemos enumerar algunos de los motivos por los que se usan anglicismos en la prensa de videojuegos española.

En el caso de España, el fenómeno del anglicismo ha suscitado el interés de un gran número de autores como Pratt, Lorenzo y Gómez Capuz, entre otros, que le han dedicado numerosas investigaciones.

Por eso, en este artículo no nos detendremos en describir el concepto teórico del anglicismo[1], sino su presencia en el mundo de los videojuegos y, más concretamente, en las revistas de este sector. Con tal fin, procederemos a describir los motivos por los que este recurso suele emplearse en este tipo de publicaciones periódicas. Tal como explica Brito (2002: 455-456) en su resumen de la teoría de Pratt, en este ámbito, en numerosas ocasiones, se adopta el término del inglés por necesidad, por no existir un equivalente en nuestro idioma al tratarse de un concepto nuevo:

De la necesidad de lexicalizar conceptos e inventos nuevos que no han surgido en el ámbito de nuestra cultura y que, por tanto, no han dado lugar a la formación del término que le ha de dar nombre a partir de nuestros propios recursos léxicos (no sólo se introduce la novedad sino también su nombre en la lengua original).

El hecho de que surjan lexías nuevas del inglés no es mera casualidad, puesto que «las naciones más avanzadas tecnológicamente […] nos enseñan y nos venden sus logros en sus lenguas de comunicación» (Brito 2002: 450). Para ser más exactos, «en nuestro tiempo, la nación que lleva las riendas se llama Estados Unidos y las instrucciones para no perder la carrera se dicen, se oyen y se escriben en inglés» (Brito 2002: 450).

Existe una estrecha relación entre el mundo de los videojuegos y los Estados Unidos. Microsoft, una de las multinacionales que se dedican a crear tanto juegos como soportes, tiene su sede en Washington. Sony y Nintendo, las otras dos grandes compañías que se dedican hoy en día a los videojuegos, están centralizadas en Japón, aunque cuentan con sucursales estadounidenses muy poderosas. En España, el hecho de que la industria de este tipo de productos sea más bien débil (Rodríguez San Julián 2002: 66) ha propiciado aún más la entrada de anglicismos en nuestro idioma.

Por otro lado, no podemos olvidar que uno de los principales objetivos de las revistas de videojuegos es presentar lo más reciente del sector. Así que si tenemos en cuenta que muchas veces los redactores trabajan contra reloj y que quienes escriben en estas revistas no son lingüistas, no es de extrañar que no se preste atención a la adaptación de los términos nuevos al español.

En otras ocasiones, se recurre al inglés para dotar de cierto «refinamiento» al texto o para que este adquiera un aspecto más «técnico», por esnobismo o como marca de prestigio o de exclusividad (Brito 2002: 456). Por ejemplo, en la Revista Oficial Nintendo (2013: 75) encontramos: «Masahiro Higuchi. Project Manager de Fire Emblem Awakening». En este caso, se ha optado por el uso de Project manager, anglicismo puro, en lugar de «director de proyecto».

Otras veces se emplean los anglicismos para darle un toque informal al artículo. No hay que olvidar que las revistas de videojuegos van dirigidas a un público joven y, como afirma Gómez Capuz (citado en Rodríguez Medina 2000a: 115), el lenguaje juvenil está muy influido por la lengua inglesa[2]. Un ejemplo sería el uso, en la página 52, de Micromanía (2013) de la palabra gamers, en lugar de «jugadores», para referirse a los aficionados a los videojuegos.

Ver también La “résistance” a los anglicismos: Cómo reaccionan otros idiomas a este fenómeno


Notas:

[1] Este aspecto ya ha sido tratado con detalle en trabajos anteriores (Rodríguez Medina 2000a, 2000b; Déniz Santana 2013).

[2] Este aspecto está confirmado en el trabajo de González Cruz et al. (2009).


Bibliografía

BRITO PÉREZ, Fayna. 2002. «Los anglicismos en la prensa canaria: Un estudio sincrónico». Estudios de Filología Moderna y Traducción en los Inicios del Nuevo Milenio. Coord. Sonia Bravo Utrera. Las Palmas de Gran Canaria: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 449-485.

CABRERA ÁLVAREZ, Carmen F. 2015. El léxico de las revistas de videojuegos españolas: Propuesta de normalización terminológica. Tesis doctoral. Las Palmas de Gran Canaria: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

DÉNIZ SANTANA, María Jesús. 2013. Estudio sociolingüístico de la comunidad indostánica de Las Palmas de Gran Canaria. Tesis doctoral. Las Palmas de Gran Canaria: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

GÓMEZ CAPUZ, Juan. 1997. Anglicismos en español actual: su estudio en el registro coloquial. Tesis doctoral. Valencia: Universidad de Valencia.

GONZÁLEZ CRUZ, María Isabel; María Jesús RODRÍGUEZ MEDINA; María Jesús DÉNIZ SANTANA. 2009. Anglicismos en el habla juvenil de Las Palmas de Gran Canaria. Madrid: La Factoría de Ediciones.

LORENZO, Emilio. 1996. Anglicismos hispánicos. Madrid: Gredos.

PRATT, Chris. 1980. El anglicismo en el español peninsular contemporáneo. Madrid: Gredos.

RODRÍGUEZ MEDINA, María Jesús. 2000a. Los anglicismos de frecuencia sintácticos en los manuales de informática traducidos. Tesis doctoral. Las Palmas de Gran Canaria: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

—. 2000b. «El anglicismo en español: revisión crítica del estado de la cuestión». Philologia Hispalensis 14, 99-112.

RODRÍGUEZ SAN JULIÁN, Elena (coord.). 2002. Jóvenes y videojuegos: Espacio, significación y conflictos. Madrid: INJUVE-FAD.

Fuentes del corpus:

Micromanía 216, febrero de 2013. España: Blue Ocean Publishing.

Playmanía 171, marzo de 2013. España. Hobby Press.

Revista Oficial Nintendo 247, abril de 2013. España. Hobby Press.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

La “résistance” a los anglicismos: Cómo reaccionan otros idiomas a este fenómeno

font-705667_1920

Este artículo forma parte de la investigación iniciada con la tesis El léxico de las revistas de videojuegos españolas: Propuesta de normalización terminológica.

En este artículo hacemos un breve recorrido sobre cómo afecta el fenómeno del anglicismo a otros países de habla no inglesa. Desde un punto de vista más específico para nuestro estudio, explicamos cómo se enfrenta el francés a la influencia del inglés en el campo de los videojuegos.

El inglés y otros idiomas

Si bien es cierto que las transferencias lingüísticas siempre han existido, el panorama lingüístico internacional actual se ha caracterizado por la enorme influencia que ha ejercido el inglés sobre el resto de las lenguas. Aunque investigamos sobre los anglicismos utilizados en un campo tan específico como las revistas de videojuegos en España, resulta interesante observar cómo afecta el fenómeno del anglicismo a otras lenguas.

Magí Camps (2016:1) relata en su artículo Cartones de leche cómo los islandeses, que hablan inglés con una fluidez envidiable, se muestran partidarios también de proteger y potenciar su idioma. Para ello, han decidido difundir sus alternativas islandesas a los anglicismos de una manera poco usual: en cartones de leche.

Camps cita además el caso de los italianos. Mientras aseguran no querer ser puristas y reconocen que las lenguas se enriquecen mutuamente, algunos piden al gobierno, administración y a los medios de comunicación que no usen extranjerismos innecesarios en lugar de palabras en italiano que puedan comprenderse mejor.

Según Aleksandra Rybińska (2010:1), los alemanes han abandonado la batalla contra el anglicismo. En su artículo afirma que existen unas 8 mil palabras inglesas solo en el habla común. Los puristas culpan de esto a las grandes multinacionales que bombardean a los consumidores con palabras y expresiones en inglés.

Rybińska añade que los franceses han tomado cartas en el asunto y han creado algunas leyes para proteger su idioma. En 1975 se creó la ley «Bas-Lauriol» que prohibía el empleo de anglicismos en documentos oficiales, publicidad y la administración pública. Sin embargo, en los 80, el inglés siguió dominando en el mundo científico, cultural y tecnológico.

Así que, en 1994, se aprobó la ley Toubon. Sus objetivos eran el enriquecimiento de la lengua, la obligación de usar la lengua francesa y la defensa del francés como lengua de la República. Así, se obligaba al uso de la lengua francesa en publicaciones gubernamentales oficiales, anuncios en el lugar de trabajo, en los contratos comerciales, en otros contextos comerciales, escuelas financiadas por el estado y otros. En 2005, se reforzó esta ley, sobre todo en las empresas.

Los anglicismos en el mundo de los videojuegos en países francófonos

En algunos foros de videojuegos en Internet, los usuarios se preguntan si esta ley también obliga a la traducción de juegos al francés. Lo cierto es que, si bien la presentación del producto, los modos de empleo y las garantías han de estar en francés, no se menciona el contenido del producto, así que no es obligatorio traducirlo (Wikipedia, 2016; El Señor de los Ladrillos, 2012:1).

Esta resistencia del idioma francés a «dejarse conquistar» por los anglicismos no acaba en Francia, sino que incluso surge en otros países francófonos como Canadá de manera incluso más intensa. Al ser Canadá un país con dos idiomas oficiales, el inglés y el francés, podríamos pensar que la influencia del inglés puede resultar mayor. Nada más lejos de la realidad: en Quebec se intenta preservar el idioma francés y se ofrecen alternativas al uso de los anglicismos.

Con la ley 101 (1977) se pretendía hacer al francés el idioma del Estado y de la Legislación, así como la lengua de la enseñanza y del trabajo, de las comunicaciones, del comercio y de los negocios. Aunque esta ley dice respetar los derechos lingüísticos de la comunidad de habla inglesa en la provincia, así como los de los amerindios e inuits, son muchos los que la han criticado por considerarla una imposición discriminatoria para aquellos que no hablan francés (Wikipedia, 2016).

Resulta relevante para este estudio el hecho de que la ley contemple que todo el software, incluidos los videojuegos y sistemas operativos, estén disponibles en francés (Wikipedia, 2016).

Morales Ariza (2015:24) se preguntaba «si el discurso “gamer” se puede considerar una de las lenguas especializadas con mayor influencia por parte de la lengua inglesa». Parece ser que en Quebec han llegado a la conclusión de que, en efecto, esta influencia existe. Por eso, el Office québecois de la langue française, que es uno de los organismos que controla la situación lingüística en Quebec, promueve el idioma oficial y lleva a cabo estudios sobre la materia, publicó en 2012 el Vocabulaire du jeu vidéo escrito por Yolande Perron.

Perron (2012:8-10) explica que se considera al inglés la lengua materna de los videojuegos y que, por tanto, se debe sensibilizar a la población y a los principales actores del mundo de los videojuegos sobre el lugar que debe ocupar el francés en este nuevo campo en expansión.

Señala que el punto de partida de su trabajo fue un pequeño glosario temático de 50 términos propuesto en 2005 y titulado Clic sur les jeux vidéo. Su Vocabulaire du jeu vidéo cuenta ahora con 175 términos y responde a la demanda tanto de especialistas de este campo como a la de los usuarios de los servicios de la institución. Con cada concepto ha generado un artículo terminológico completo acompañado de notas explicativas y definiciones.

La lingüista y terminóloga explica que su obra ha permitido la creación de algunos neologismos como costumade, en lugar de cosplay, o intrajeu, en lugar de in-game para rellenar los vacíos terminológicos o reemplazar los términos imprecisos o inexactos. En su prólogo, Perron aclara que su objetivo es aportar uniformidad y adaptar la terminología de los videojuegos al francés con la esperanza de que los francófonos la adopten.

Esta obra se limita a presentar los tipos de videojuegos, el equipamiento y los términos de actualidad o comunes a numerosos tipos de juegos. Además anuncia que la continuación de este ambicioso trabajo terminológico permitirá producir una obra más completa que incluirá términos relativos a las diferentes etapas de realización de videojuegos así como aquellos relacionados con los diferentes actores que participan en el proceso de creación.

El libro de Perron se divide en 5 partes: después del prefacio y la introducción, nos encontramos con una sección sobre abreviaturas y notas explicativas y, por último, el índice y el vocabulario.

extracto-perron

Figura 1. Extracto de Le vocabulaire du jeu vidéo

Ver también Posibles motivos para el uso de anglicismos en las revistas de videojuegos españolas


Bibliografía

AA.VV. «Carta de la lengua francesa». En Wikipedia. Documento en Internet https://es.wikipedia.org/wiki/Carta_de_la_lengua_francesa consultado en agosto de 2016.

AA.VV. «Charter of the French Language». En Wikipedia. Documento en Internet https://en.wikipedia.org/wiki/Charter_of_the_French_Language consultado en agosto de 2016.

AA.VV. «Ley Toubon». En Wikipedia. Documento en Internet https://es.m.wikipedia.org/ wiki/Ley_Toubon consultado en agosto de 2016.

CAMPS, Magí. 2016. «Cartones de leche». En La Vanguardia. Documento en Internet http://www.lavanguardia.com/vida/20160111/301318082805/cartones-de-leche.html consultado en agosto de 2016.

EL SEÑOR DE LOS LADRILLOS. 2012. «Traducción de videojuegos: ¿arte o negocio?». En Zehn Games. Documento en Internet http://www.zehngames.com/articulos/opinion/traduccion-de-videojuegos-arte-o-negocio/consultado en agosto de 2016.

MORALES ARIZA, Luis. 2015. «La terminología “gamer” en el contexto del videojuego multijugador en línea». En Revista Electrónica del lenguaje, nº2.

PERRON, Yolande. 2012. Vocabulaire du jeu vidéo. Office québécois de la langue française.

RYBINSKA, Aleksandra. 2010. «El francés resiste, el alemán sucumbe». En Voxeuropa.eu. Documento en Internet http://www.voxeurop.eu/es/content/article/214681-el-frances-resiste-el-aleman-sucumbe consultado en agosto de 2016.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Juvenes Translatores 2016

Un año más (y ya van cuatro) que participamos en el concurso de traducción para jóvenes europeos Juvenes Translatores que organiza la Dirección General de Traducción (DG Traducción) de la Comisión Europea. Bueno, lo cierto es que es la primera vez que lo hago con mi nuevo cole. El pasado 24 de noviembre, mis alumnos tuvieron que traducir un texto del francés al inglés en unas dos horas con ayuda de un diccionario. Previamente, les había hablado de la competición y les había dado algunas nociones básicas sobre la traducción:

La experiencia ha sido muy positiva: no solo por el hecho optar a un viaje a Bruselas o conseguir un certificado de participación que podrán incluir en su solicitud a una universidad, sino por el hecho de saber que otros jóvenes están compitiendo al mismo tiempo que tú en otros países. De hecho, es bastante emocionante.

A mí me hubiera encantado participar, pero este concurso empezó en el año 2007, mucho tiempo después de mi etapa escolar. Aún así, no he podido resistirme y he querido traducir los textos en inglés y francés al español.

Texto Origen en francés:

Texto Meta en español:

Todos los caminos llevan a Roma… y al italiano

– ¡Hola, Benjamin! Gracias por participar en esta jornada de idiomas en el que fue tu colegio. ¿Puedes contarnos cómo aprendiste italiano?

– Pues fue un poco por casualidad. Durante mi etapa escolar me gustaban los idiomas, sobre todo me llamaba la atención el italiano. Pero a los 17 años, me matriculé en la universidad para estudiar inglés y holandés ya que ofrecían más salidas profesionales en Bélgica.

– Pero eso no tiene nada que ver con el italiano…

– ¡Tienes razón! Pero yo aún no había dicho mi última palabra y, al final de mis estudios, me concedieron una beca europea para ir a enseñar francés durante un año a Italia. ¡Así que lié mis bártulos y me fui a Roma! El primer día fui a comprar algunas cosas y, cuando fui a pagar, me pareció que la cajera me estaba hablando en ruso:

  • Labustalawoi?

En realidad, me estaba preguntando si quería una bolsa de plástico (“La busta, la vuoi?”). Lo pillé enseguida al ver sus gestos, pero no entendí la construcción de la frase hasta mucho después. En Roma, enseñé francés pero, sobre todo, aprendí italiano. Solía escuchar la radio, veía la televisión, leía el periódico, iba al cine todos los miércoles…

Además, tuve suerte porque hice amistad con una profe, Paola, que me dio clases de italiano gratis una vez a la semana. El resto del tiempo estudiaba por mi cuenta: escuchaba métodos de idiomas o me aprendía de memoria frases del estilo de “prefiero el  tabaco rubio al tabaco negro” o incluso “¿puede decirme dónde está la discoteca?” Todas las semanas le mostraba mi progreso a Paola, que me corregía:

  • “Ma dai, dammi pure del tu, non dire ‘scusi’, ma ‘scusa'” (“¡Pero bueno, deja de tratarme de usted: no me digas ‘scusi’, dime ‘scusa'”).

A mi me costaba dejar de decir “scusi”, una de mis primeras palabras en italiano. La otra era… “pizza”.

Cualquier momento era bueno para aprender. Un día vi ratones en mi piso. En Bélgica, si quieres comprar una trampa para ratones (“una trappola per topi”, según mi diccionario) o matarratas (“topicida”) tienes que ir a un supermercado. Así que, armado con este vocabulario, fui al supermercado, pero una vez allí, me explicaron que para comprar mi “trappola” tenía que ir a una “ferramenta”. Así que volví a casa y a mi diccionario. Claro, “ferramenta” significa “ferretería”. Te puedo asegurar que nunca se me han olvidado estas palabras.

Después de mi estancia en la Ciudad Eterna, volví a Bélgica y no volví a usar el italiano durante algunos años. Ocho años después, me hice traductor para la Comisión europea y volví a usarlo. Hoy en día es la lengua extranjera que traduzco con más frecuencia.

Texto Origen en inglés:

Texto Meta en español:

De pasión a profesión: cómo el destino me llevó a la traducción

No deja de fascinarme cómo los acontecimientos que, en principio, no parecen tener importancia, pueden llegar a ser tan trascendentales en la vida de las personas. En mi caso, fueron tres los caprichos del destino que me llevaron a mudarme de Inglaterra a otros tres países convirtiéndome en traductora profesional.

Todo comenzó en un festival de rock. La última noche estaba llegando casi a su fin y caía una fina lluvia, como siempre, cuando se nos acercaron tres jóvenes empapados que también habían acudido al festival. Uno de ellos nos preguntó a duras penas en inglés cómo llegar a la estación de trenes. Resultó que eran alemanes y habían estado viajando por toda Europa. Mi nivel de alemán era bastante básico y la estación estaba muy lejos, así que me ofrecí a mostrarles el camino al final del concierto. Para no alargarme con la historia, solo diré que seguimos en contacto y yo decidí estudiar alemán en la universidad.

Para cuando me gradué, ya me había convertido en una germanófila que estaba deseando irse a vivir a Alemania. Dar clases era la mejor opción laboral para mí así que, tan solo un mes después de terminar la carrera, me fui a vivir a Essen, donde enseñaba inglés y traducción a estudiantes de todas las edades y condiciones. Se dio la circunstancia de que mi jefe de aquel entonces era italiano y siempre había querido abrir una escuela de idiomas en su país. Así que, cuando dos años después, me ofreció la oportunidad de irme a Pisa con él como jefa de departamento de idiomas, sentí de nuevo la llamada de la aventura.

Así que allí que me fui, armada con mis conocimientos rudimentarios de italiano y el convencimiento de que, lo que había hecho una vez, podría hacerlo de nuevo. Pasé tres años dando clases de inglés y alemán en Italia mientras aceptaba cada vez más encargos de traducción a medida que mi nivel de italiano mejoraba.

En ese punto, entró en escena la tercera combinación de acontecimientos. Uno de los amigos con los que fui al festival, y que estaba trabajando en Dinamarca, encontró en el periódico (porque Internet era cosa de ciencia ficción por aquel entonces) un anuncio de un concurso organizado por la Comisión Europea para traductores que pudieran comunicarse al menos en dos idiomas de la Unión. Nunca había pensado en ser traductora, pero con mi nivel de alemán e italiano de aquel entonces, decidí intentarlo.

No tenía muchas esperanzas de tener éxito cuando me inscribí y me presenté al concurso en Roma, así que fue una gran sorpresa cuando me invitaron posteriormente a Bruselas para hacer el examen oral. También lo aprobé y, dos años más tarde, me convertí en toda una traductora para la Comisión en Bruselas.

De eso hace ya veinte años y nunca me he arrepentido. ¡Y todo gracias a la buena fortuna que me hizo conocer a tres alemanes que me preguntaron dónde estaba la estación de tren!

How languages are learned in films and TV series

Spoiler alert

I remember very well the day I decided I wanted to learn English. It was the first time I watched Grease (1978). I was around 12 years old and I thought the story was absolutely amazing – those “cool” boys and girls, those lovely dresses and hairstyles, that cheerful atmosphere and those unforgettable songs… that I could not understand. Well, I must say the dialogues were dubbed in Spanish, but the songs were all in English. How could I enjoy the story fully if I could not understand a word when Sandy and Johnny sang? I was really determined to transform those unintelligible words into information that would make sense to me. And I did. Now, I understand what they say and I know they were actually an important part of the story. However, I expected them to say something a bit more exciting.

Learning English was not fast or easy – at least for me. I still feel there are so many things I still need to improve. That is why when I watch a film where the characters try to learn a language using some peculiar techniques, it sometimes makes me chuckle. In a way, it also makes me wonder if this way of learning a new language actually really works for anyone. In this article, I am not going to talk about an exhaustive list of films and TV series. I am just going to mention those examples of methods that really shocked me and I found difficult to believe.

The 13th Warrior (McTiernan, 1999)

This was the most shocking way for me to learn a language. Ahmed Ibn Fahdlan (Antonio Banderas) has to fight alongside some Vikings who do not speak his language. They are not very friendly at all, so Ahmed has to learn the language by just observing and listening to them. In a few nights, he does not only understand what they say, but he can also speak to them when they say something rude about his mum. No interaction to check the meaning of words, no repetition to practise pronunciation… just like that. In the scene, the Vikings speak a foreign language and suddenly they start speaking in English. That was quite confusing. Wasn’t Ahmed the one supposed to speak their language? I understand they made that decision and change the language to make it easier for the viewer. Personally, I could not take the rest of the story very seriously.

The Pink Panther (Levy, 2006)

I must confess I did not know what to expect the first time I heard about this film. So I did not watch it until this year and I must say I found it hilarious. There is a scene in the film where inspector Clouseau (Steve Martin) tries to improve his American English accent by repeating “I would like to buy a hamburger”, which may not be the best expression to practise phonetics, but it is perfect to be used as a cliché and the film is full of them. He is helped by a very patient teacher who suggests to stop and have a break, but Clouseau refuses to quit. Even if this seems to be a very comical scene, the truth is that determination is key to learn a language. However, I do not necessarily agree there is something wrong with not having a “native” accent. Do we actually have a standardised accent in our own language? I don’t think so. If the accent does not interfere with communication, we should not be obsessed with it.

Spanish 101 (Community, Russo, 2009)

The Community story starts with a Spanish study group. The way the language is taught is hilarious. Unfortunately, it does not seem to be very effective because, by the end of the season, they do not seem to have learnt that much (or maybe the expectation was too high?) Well, what I liked about this series was, specifically, the Spanish rap sung by Troy (Donald Glover) and Abed (Danny Pudi) in the end tag of the second episode in season one. Although this may just seem to be a bunch of words that make no sense, I think it is a very creative and fun way of using a language as well as a very effective memory technique to remember vocabulary and grammar tags. I still remember struggling with the position of tenses in conditional sentences in English until I discovered “If You Had My Love” by Jennifer López.

If clause Main clause
If you had (Preterite) my love and I gave (Preterite) you all my trust, would you comfort (Conditional) me.

Love Actually (Curtis, 2003)

Can love be motivating enough to learn a language? For some people this can be the case. What I liked about the story about Jamie (Collin Firth) and Aurélia (Lúcia Moniz) in Love Actually was the fact that they managed to communicate without even speaking the same language. They spoke at each other as if they understood (and what they said was not actually that different), they used gestures and they finally decided to learn each other’s language. Jamie used some CDs to repeat random sentences to learn Portuguese and, in just a few days (they met only a few days before Christmas), he managed to tell Aurélia about his feelings and he proposed in a foreign language he had not spoken before. This could be relatively easy if you prepare a script with what you want to say. Surprisingly, Aurélia actually replied to him in English. Well, I must admit their final scene in the restaurant is one of the most romantic in the film, but the fact they have learnt each other’s language in such little time is unrealistic. But that is what you have to accept when you watch some films – things happen as if by magic because “love conquers all”.

The One Where Joey Speaks French (Friends, Halvorson, 2004)

Friends’ case combines most of the elements mentioned before. Joey (Matt Leblanc) asks Phoebe (Lisa Kudrow) for help to practise his French for an audition. He does not even have to learn the language, he just has to learn a few (simple) sentences off by heart. Although he is very motivated, he is not good at all and Phoebe loses her patience. After she gives up, Joey decides to use a tape to help him. It is hilarious to see how he thinks he is pretty good at it because “the guy on the tape said I was doing a good job!” By the way, the French version of this episode is equally hilarious as Joey is actually trying to speak Spanish.

Can you think of other language learning scenes?

So, you want to teach your own language…

im

Little I knew, eleven years ago, that I would be teaching my own language in another country. Being a Language Assistant was an eye opening experience which did not only make me discover a passion for teaching Spanish, but also made me realise what a challenging task I had ahead of me.

In Spain, the country where I am from, some students would prefer to be taught by native teachers. They will say they prefer to listen to someone with an “authentic” accent. I have had English, French and German native teachers and I remember how exciting (and exotic) I always thought that was. There was this person who was coming from another country with a different language, a different culture and different experiences. However, thinking back I do not recall learning more with them than I did with my non-native teachers.

Now, it is me the (exotic) native teacher who comes from a foreign country and, although I must say I thoroughly enjoy sharing my language, culture and experiences with my students, the fact that I teach my own language does not make my job much easier. To be honest, had it not been for my training as a teacher, I would have really struggled, even if I was an expert in my field!

So, what would I recommend those who are thinking of becoming native teachers?

First of all, think of your students. You cannot treat your students as a big homogenous mass. You need to know what is their motivation to study your language. Your students may be 9 year old children who are starting to learn the language, teenagers who are not specially interested in the subject, young people who enjoy learning a language and have a hunger to achieve good results in their academic life or adults who want to learn a new language because of their job or just because they want to visit a country during their holidays and they would like to communicate in the local language.

All groups are not the same and you may find yourself dealing with different dynamics. Our job involves working with people and there are not two people who have exactly the same needs. So it is important to understand these needs. Non-native teachers have a significant advantage compared to native teachers: their learning experience has been similar to their students’, so they understand better which difficulties they may encounter. Sometimes I have found difficult to understand why my students would struggle with different tenses or with the pronunciation of a particular word, whereas my colleagues have been able to foresee any issues before they have even arised.

Being a native speaker does not make you a good language teacher, but this happens with any subject. You may be an eminent scientist, but that does not make you a good Science teacher. A teacher has to be a facilitator of knowledge. It may sound ironic, but it is important to learn how to teach before you start teaching. To some people it may come naturally, but some of us need training to master our teaching skills.

As I mentioned earlier, pronunciation is also important, but it is not more important than fluency and that can only be acquired by practice. There are other skills that are equally important such as writing, reading and listening. You do not need to be a native to teach all of these skills. However, it may make more sense trying to communicate with a native speaker in their own language. After all, you are learning a language because you want to communicate with other people whose mother tongue is not the same as yours. Many people get frustrated if they make mistakes when they communicate. Unfortunately, they do not understand this is part of the whole process of learning. So I tell my students I also make mistakes in English. After all, it is not my mother tongue, but I can still communicate successfully.

So, are there any advantages to being a native teacher? The answer is yes and that is actually our strongest point. We can inspire our students by talking about our culture, our history and our traditions and how these are linked to theirs. I can tell my students what life is like in Spain, I can tell them about why siestas are such a bliss in the summer, why we eat our lunch and dinner so late compared to them and I can also tell them we do not say “please”, “thank you” and “sorry” so often, but that does not make us rude. I can also say that women never lose their surnames so I have my mum’s and dad’s names or I can explain why some of us still live with our parents in our late twenties or early thirties. I can also tell them about my personal experience and how learning a language has helped me travel to places.

All in all, being a native speaker does not make you a good teacher. It is your teaching skills that make you a good teacher and these skills can be acquired thanks to training. It is important to understand the needs of those we teach and make sure we use our strongest points as native speakers in order to help them and inspire them.

(Note: this post is not based on any study. I have just narrated my experience as a native teacher and I have expressed my personal opinion on teaching and learning languages).